dessin_de_l_auteur


KARATE-DO… ARTE DE DEFENSA Y DE COMBATE A MANOS VACIAS

Cada vez que me inclino ante la estela conmemorativa del Karatedô "SHOTOKAN" situada a apenas cincuenta metros del "Emadojo" en el Monasterio de Enkakuji, el cual se encuentra en Kita-Kamakura, mis pensamientos, llevados por el humo del incienso, se identifican con el mensaje escrito por uno de los monjes-practicantes de ese lugar…

Esa caligrafía esculpida en el mármol recuerda por supuesto el origen de este arte marcial y el sentido de los sonidos "Kara" …"Te" …"Do" que siempre tengo a bien explicar en los cursos. Por supuesto, miles de practicantes saben desde hace medio siglo lo que significan esos términos… Así pues, no me sumaré a la larga lista de expertos que se empeñan en reconstruir la Historia del Karate-do: basta por otra parte con escribir esta palabra en Internet para acceder a todas las páginas Web que tratan de esta disciplina; de esa forma se obtendrán versiones, como siempre, parecidas pero muy diferentes… según la pluma del escribano!



St_leKaratedo_Enkakuji_1986
Estela conmemorativa del Karate dô-Enkakuji-Kamakura /Foto BG 1986



El camino del Maestro Kase

Durante un cuarto de siglo, a través de la práctica, he tratado de identificar los orígenes y la singularidad del camino elegido y recorrido para beneficio de millares de practicantes en el Mundo, por Taiji Kase O Sensei

No se puede sino constatar que estoy muy lejos de poder acceder algún día a la milésima parte de esa Cuarta dimensión del Karate-do que él citaba tan a menudo, y que sus Enseñanzas nos animaban a buscar…

Antes de ello, en enero de 1967, yo quería aprender Aikido, ya que, a mis 13 añitos, permanecía marcado por la experiencia de una agresión colectiva de un grupo de unos 15 hombres mayores, armados con cinturones y botellas rotas, que habían decidido acabar con el monitor de nuestro campamento de verano, ya que éste ultimo se había interpuesto para ayudar a una chica en dificultades… A pesar de su práctica asidua de Judo, nuestro monitor terminó ensangrentado y fue un milagro el que nosotros pudiéramos no solamente poder sacarle de esa morbosa "carnicería" sino también esconderle en un arroyo para evitar que el grupo le encontrase y acabase con él.



MeKase_Draveil_1979_Cherbourg1984
Kase O Sensei  explicando "Bassai Dai"- 1979 - foto Guy Grandin



Toma de decision

Impaciente, me encontré rápidamente con una disciplina por entonces poco extendida, y además el dojo elegido no me podía todavía acoger… Tuve entonces la suerte de poder comenzar la practica del Karate-do en París en un dojo que ayudaba al Maestro Kase en aquella época, y no podría seguir escribiendo sin dar las gracias al Profesor De Peretti, quien enseñaba por aquel entonces las artes marciales cerca de la estación de metro "Plaisance".

Mas tarde, en la primavera de 1971, participé en el primer curso de entrenamiento militar organizado por el Capitan Ratte del Ejército del Aire, en el cuartel de Fontainebleau.

Éramos "pioneros", provenientes de diversas unidades de la Marina y de los otros ejércitos. Practicábamos el Karate de la época, el cual estaba ligado tanto al mundo competitivo de los deportes de combate (con instructores tan conocidos como el Profesor Guy Sauvin) como al espíritu más combativo, más rudo, del combate "Close-Combat" ligado a algunas de nuestras funciones militares.

Sin embargo, yo permanecía marcado por la presencia del Maestro Kase, quien se entrenaba, casi se podría decir en secreto, todas las mañanas temprano en aquel pequeño dojo desconocido, cuya atmósfera de trabajo, cuyo "Kimochi" particular en el que se mezclaban los olores de la madera, del sudor y de los tatamis, me impulsaba sin yo saberlo, hacia una búsqueda duradera… la cual nunca dejó de afirmarse con el paso del Tiempo!



EntrainementsMeKase_Draveil1979_PhotoGuyGrandin
Kase Taiji O Sensei – Práctica de 1979 / Photo Guy Grandin



Maître Kase y la Marina

Maître Kase subió a bordo del portaaviones "Clémenceau" a principios de los años 80, y en 1984, honoró con su presencia la celebración del Campeonato de Francia de Karate de la Marina Nacional.

El mismo, cuando aún era un joven oficial, se enroló en las unidades "Kamikaze" de la Marina japonesa y supo contarnos lo que era el verdadero "Espíritu Samurai" que animaba los corazones de los camaradas que partieron en misión antes que él…



SEIZA_MeKASE_Draveil1979_PhotoGuyGrandin
Kase O Sensei -1979/ Foto Guy Grandin



En este momento en el que el Sr. Clint Eastwood nos ofrece "Cartas de Iwojima", podemos ver cómo él subraya en su película el fenómeno de "Ai-Uchi", destrucción mutua, solución extrema requerida por seres o por naciones para arreglar violentamente con el "cuerpo", aquello que el Alma puede arreglar con el Corazón…

Ese documento cinematográfico proporciona ciertas vías de comprensión del mecanismo de confrontación que conduce a la Guerra entre países, entre culturas, confrontación que no puede ocultar sin embargo ese aspecto "particular" de la Relación Humana, esa dimensión que expresa en cada bando, los mismos horrores, pero sobre todo, las mismas noblezas de Corazón…

Por otra parte " El Ultimo Samurai ", ese fresco hollywoodiense tan bien interpretado (aunque erróneo en ciertos momentos), relativo a la búsqueda, a la vida de Takamori Saigo, legendario samurai de Hayato y jefe de la rebelión de Satsuma ya había revelado al gran público el espíritu del Bushido.

Este último mes de noviembre, gracias a la Familia del Maestro Kuwahata, pude seguir las huellas de ese hombre, visitar su casa cerca del Santuario de Kagoshima y la gruta en la que se hizo el "Hara-Kiri".

Igualmente, quise visitar el Memorial de los "Kamikazes" de esa misma región, ya que hoy día esa palabra esta siendo usurpada en el Mundo, por un gran numero de individuos que matan, sin vergüenza ninguna, civiles y niños para justificar su crueldad y su falta de respeto por la Vida!

Ellos no son "Kamikazes" !

En Japón, esa noción de "Viento divino" animaba a guerreros que sacrificaban sus vidas por el "Respeto del Suelo Japonés" y lo hicieron según el Código del Bushido, ese Código de Honor tan importante para hombres como Saigo Takamori, es decir, de "guerrero a guerrero"…

Así, los pilotos "Kamikaze", los torpedos humanos por ejemplo, estaban únicamente destinados a destruir el Ejército adversario.

Pero quisiera precisar algo que aprecio de corazón y que el Sr. Clint Eastwood pone perfectamente en evidencia en esa película "Cartas de Iwojima" : los oficiales de alto rango, particularmente los Almirantes, estuvieron entre las primeras personas que hablaban lengua inglesa en Japón, les interesaba Occidente, amaban Occidente y, en realidad, no deseaban la Guerra !

En Junio de 1986, el Maestro Kitajima Yoshio me presentó al Almirante Okimoto Itaru, quien por aquel entonces tenia 103 años. Aunque privado de la vista, su apretón de manos era como el de un hombre joven. A ese Oficial le gustaba enseñarme sus fotos de antes de la guerra, porque él subía a menudo a bordo de barcos occidentales como el buque de guerra francés "Primauguet"… Con los ojos cerrados, me contaba sus felices recuerdos de aquella época, y su emoción traducía bien el espíritu y la nobleza de corazón con las que sirvió bajo las ordenes del Almirante Yamamoto !



AmiralItaruOkimoto_MeKitajima_Juin1986
El Almirante Okimoto Itaru y el Maestro Kitajima Yoshio-foto BG 1986



El, como tantos otros, fue arrastrado por esa lógica de Guerra en la que todos estaban dispuestos, en efecto, a dar sus vidas para salvar la Tierra del Sol Naciente, pero, la paradoja que acabo de describir, prueba muy bien el desastre de cualquier guerra…

Desgraciadamente, no todos los japoneses practicaban el "Budo" y, como en todo conflicto armado, hubo gente cruel a los dos lados del Océano… personajes difíciles de “tragar” para el común de los mortales.

La practica del Budo incluye el respeto por la vida y por ello la posibilidad que se le debe dar a esta última, en primer lugar, antes de recurrir a la fuerza para defenderse o para proteger a los demás!

El Ser Humano es capaz igualmente de salvar vidas, incluso las de sus enemigos!

Cuando el Ser Humano estudia el "Takemusu", ese Espíritu del Guerrero del Alma que favorece vigilancia y toma de conciencia, posee en si mismo los medios físicos y psíquicos, y todo adversario, incluso el mas peligroso, puede ser respetado e incluso salvado, cuando uno se vuelve capaz de identificar con la experiencia, lo que hay de bueno en El !

Afortunadamente para nosotros, la Misión de Kase O Sensei no fue la de morir como torpedo humano sino la de servir a la causa del Budo con una grandeza de alma de verdadero samurai. En este 9 de febrero de 2007, fecha de su aniversario, lo único que puedo hacer es dedicarle estos pensamientos…

Comprenderán ustedes por qué razones me he alejado poco a poco de ese hipnotismo colectivo orientado hacia la competición, la adquisición de títulos, medallas y "danes", y yo diría incluso, de una confrontación vulgar y de una falta de respeto muy alejados del Espíritu del "Budo" …

Cada entrenamiento personal me acercaba más a lo que no se puede limitar a un deporte de combate.


Toda utilización hecha sin el acuerdo del autor constituirá un acto de falsificación y por tanto será susceptible de persecuciones judiciales.