El "No-objetivo"

Al igual que el Maestro Tsuda, Kase O Sensei nos enseñaba el "no-objetivo" , lo que quiere decir que aprendíamos a practicar sin esperar nada a cambio, y puedo dar fe de ello gracias a mi " pequeña veteranía ", ya que existe, en Francia, un núcleo duro de instructores mas antiguos que yo, "senpai" fieles entre los fieles, y que son auténticos tesoros del "saber" , en los cuales no se puede sino reconocer el verdadero trabajo del Maestro Kase…y que sin embargo no han coleccionado títulos o danes. En Francia, el Sensei limitó mucho las distinciones de ese tipo, y únicamente las otorgaba tras un lapso de tiempo que sólo él mismo calculaba.

Aquí una vez mas, gracias al Profesor y Maestro Tsuda, comprendí que la elección de seguir al Maestro Kase era la justa: no solamente ese hombre era capaz de pasar en una fracción de segundo del estado de "Kime" a una relajación total, sino que además él encarnaba la transmisión recibida de sus propios instructores, Funakoshi Gichin  y sobre todo el hijo de este último, "Yoshitaka O Sensei", pasando por su "senpaï" Okuyama Sensei. Dicha línea de trabajo estaba muy centrada en el estilo del Maestro Itosu, pero sobre todo en el del Maestro Asato.

El Maestro Kase no dejó de expresarnos esa síntesis de practicas, asociadas a muchas otras enseñanzas marciales, hasta el fin de su vida, y ciertos instructores que, como yo, estaban presentes en el "Gasshuku" de Glasgow en noviembre de 2002, se acordarán seguramente de ese ejercicio específico de "Gasshô-Gyôki" que el Sensei nos hizo vivir durante un largo, muy largo momento…

¿Por qué « ex… » ?

Años antes, en 1979, mi destino había recibido un pequeño empujón gracias a mi "Senpaï" de Kyudo, el Señor Profesor Michel Martin, quien me presentó personalmente al Maestro Kase, anunciándome como Director del Dôjô y "ex-karateka", ya que desde mi accidente de paracaídas, yo me consagraba más bien al Kyudô.

Ese matiz hizo reaccionar al Maestro, quien me preguntó inmediatamente:

"¿Por qué “ex …” ? ".

Y entonces, durante los días siguientes, el Sensei, guiado por mi amigo Guy Grandin, karateka también proveniente de los Comandos Marine, me invitó a una "reconstrucción completa ", corrigiendo mis bases de la época, incluso el kata "Bassai Dai", kata que el Maestro se dedicaba a descifrar en lo "particular en sus menores detalles".

Desde entonces, me acordó la gracia de recibir sus enseñanzas, por supuesto, según una discreción obligada, ya que aunque él me había elegido por muchas otras razones que la de ser un "oficial proveniente de los Comandos Marine", estaba claro que en sus cursos yo trataba de pasar desapercibido, siempre anónimo entre esa masa de entre 200 a 300 asistentes, tanto en cursos nacionales como internacionales.

Al Maestro Kase le asistían Maestros tan reputados como Enoeda sensei, Myazaki Sensei, Shirai Sensei, Naito Sensei…y no era fácil seguir el ritmo de esos cursos ya que, desde el primer día, teníamos la piel de los pies quemada y arrancada a causa de las sesiones interminables de "desplazamientos", de "kihon", de "katas" etc…


MeKase_Enoeda_Myazaki_Shirai_
Kase O Sensei asistido por los maestros Enoeda - Myazaki y Shirai – Años 80


Esos cursos los organizaban regularmente "fieles senpai", instructores en diversos lugares como, por supuesto, Paris, pero también Nantes, Royan , Fréjus, Limoges, Tours, Moulins, Annecy, Lorient, Lens… por citar solo los más legendarios… 

Un cuarto de siglo de discrecion

Durante todos estos años, solo dos instructores conocían el vínculo establecido con el Maestro Kase … ya que este ultimo me permitió alojarme en su casa, mantener su dojo personal y su jardín en cada una de mis estancias en Japón.

Ese vínculo de confianza fue una gran responsabilidad para mí durante todo ese tiempo, incluyendo por supuesto el momento en el que el Maestro se convirtió en el padrino de mi hijo Charles, quien acaba de cumplir 23 años…

El Profesor Robert Péchalat, cuyo nuevo dojo (construido por él mismo en Limoges) visité hace algunos meses, y el Profesor Pascal  Lecourt, quien me ayudó en 1998 a retomar el entrenamiento tras mi accidente de coche de Octubre de 1997, fueron invitados el 11 de marzo de 1988, cuando el Maestro Kase vino a apoyar mi trabajo y a perennizar el dojo de las cinco búsquedas en Cherburgo.

Es cierto que los dos eran muy sensibles a mi trabajo de Ki-ai y de Kyudo, hasta tal punto que organizaron cursos en esa línea, en sus dojos de Rouen y de Limoges.

En 1988 y 1989, me acompañaron respectivamente a Japón para descubrir las raíces comunes del Karatedo y del Budo, según las recomendaciones del Maestro Kase .


Dojopriv_deMeKase_1986
Dojo personal de KASE Taiji O Sensei -Japon / Foto BG 1986


Kashima Jingû y el Sogo dôjô del Maestro Otake Risuke, leyenda viva del "Tenshin Shoden Katori Shinto Ryu" eran dos lugares de peregrinación "Budô" que él nos había exhortado a visitar.

Ese Tiempo paso muy, muy rápido!

En este aniversario, no puedo sino reconocer y preconizar la utilidad publica de las artes marciales, porque ellas nos proporcionan valores tales como la Justicia, el Respeto por los Demás, la Salud del Cuerpo Físico y Psíquico, todo ello por supuesto, a condición que los profesores trabajen y se perfeccionen según el Espíritu del Takemusu !

Escuela de maestria

Estas palabras corren el riesgo de hacer sonreír todos aquellos que sufrieron algún día la falta de control de un compañero, en un entrenamiento… El "Uke" no es un punching ball, se supone que nos debe ayudar a perfeccionar nuestra práctica, incluso si se trata de un principiante, y es verdad que existen varios grados en la forma de de "controlar" en un dojo, ya sea en Judo o en Aikido por ejemplo. Es pues posible que se haga daño al compañero al forzar una articulación, o incluso que se le rompa un hueso.

He sido testigo de incidentes de todas clases en los dojos y siempre me he impuesto como deber el respetar a mis compañeros.

¿Por qué razón yo nunca he herido a un alumno o a un compañero de entrenamiento en 40 años de práctica?

Respuesta: Simplemente porque en los seminarios particulares, en los cursos intensivos, incluso en las exhibiciones tales como esa tarde del 29 de febrero de 1984, donde ante 1700 personas Kase Sensei presentó el Kata "Chinte" y luego su aplicación "Bunkaï" para la cual es necesaria una gran precisión, jamás los controles del Maestro, a pesar de ser increíblemente realistas, rápidos y potentes, me hicieron el menor daño.


MeKase_Draveil_1979_Cherbourg1984_1
Kase Sensei présente le Kata "Chinte" devant 1700 personnes - 1984 - Photo Marine Nationale


Si se observa el "Kime Waza" del Maestro Kase, uno no puede sino inclinarse ante su precisión de cirujano, tanto mas cuanto que a menudo se le comparaba, por sus 1.62 m y 92 Kg., a un "Bulldozer" que se movía a Mach 2. La comparación puede parecer audaz, pero los "senpai" que se han encontrado frente al Sensei en una aplicación o en una exhibición podrán deciros mejor que yo lo que se sentía en tales momentos…

De corazon a corazon

A menudo circulan historias, anécdotas que « arreglan el mundo » de las artes marciales, como en las películas, y la imaginación forja certitudes que son peligrosas para los practicantes que nunca se han visto confrontados al riesgo de perder la Vida…

Ese es a menudo el caso en las competiciones, lugar donde los practicantes se convierten en adversarios, y donde son capaces de saltarse los dientes haciendo técnicas que, en un contexto real, nunca funcionarían con alguien que esta realmente decidido!

En una visita que hice al Maestro Kase, antes de un viaje a Japón, él me ilustro su concepción de la "maestría" con una experiencia vivida realmente por él:

" …En un tren, se cruzó con un individuo. Como este ultimo era bastante grande y el Maestro tampoco era particularmente delgado, el individuo agresivo intentó abrirse paso diciendo al Maestro Kase : quita de enmedio, gordinflón".

A la velocidad del rayo

El Maestro Kase me explicó que a partir de un cierto nivel (que situó en el grado de 3 dan) no es necesario perforar la caja torácica de nadie en una situación como esa. Una simple técnica bien controlada, realizada con potencia y rapidez, puede ser suficiente para que una sanción lave (cito textualmente) el "Honor" manchado… 

Diciendo esto, él hizo un gesto hacia mí a la velocidad de un rayo, velocidad a la que nosotros estábamos acostumbrados en los cursos cuando él nos mostraba una técnica. Salvo que en ese momento yo estaba a 50 cm. de él, sentado en la mesa ! Me hizo sentir el atemi "ida y vuelta" que le había permitido, en un solo tiempo de ejecución y sirviéndose sólo de su dedo índice curvado, de desencajar y luego encajar de nuevo el maxilar inferior de aquel individuo, del cual os dejo adivinar la sorpresa y la reacción… !

Desde ese día, siempre me he propuesto hacer sentir esa noción de adaptación a la situación real, y por consiguiente de hacer a los demás conscientes de que es inconcebible el hacer daño por falta de control en un Dojo, lugar donde todos practicamos, donde todos investigamos, estudiamos, y donde raramente estamos en "nuestro mejor momento"…Es necesario pues trabajar y sobre todo estar en medida de poder realizar la practica al milímetro, ya que el acto de control es vital. En efecto, un gesto mal controlado en el dojo equivale a una técnica mal controlada en una situación real.

Tal como nos lo enseñó el Maestro Kase, hay que entrenarse específicamente con el "makiwara", alternando los golpes penetrantes en Kime waza con los controles al milímetro, con la misma velocidad y el mismo Kime para poder ser potente, rápido y dueño de sí en cualquier circunstancia.

Ese trabajo a potencia y velocidad máximas se debe diluir según la regla de un año por cada 20 años de entrenamiento…

Una vida consagrada al budo, a los demas, a muchisimos otros… sus alumnos


BGchanteCoeurderecherched_di__MeKase_Hasselt_2002
Reunión alrededor de Kase O Sensei & Sra. Kase Chieko. Canto de "Corazón de búsqueda" / BG -
Foto Dôjô Hasselt-Bélgica 2002


Si cada uno de sus alumnos directos tuviera que escribir algún día sus memorias, se podría una compilación extraordinaria de anécdotas que atestiguarían del inmenso corazón del Maestro, así como de su búsqueda perpetua de esa 4a dimensión del Karate-do de la cual él nunca dejo de indicarnos el camino… 

Como tantos otros instructores, yo consagré varias veces mis ahorros para seguirle a todas partes… No solo en Francia, sino también en Europa y en el Mundo entero hasta sus últimos viajes a Israel y Australia.

El 24 de noviembre de 2004, cuando él abandonó este Mundo, yo, al igual que mis dos hermanos de armas Jacques Martiano y Pascal Lecourt, mi hijo Charles, presentes al lado de la Sra. Kase y sus hijas, tuve el inmenso privilegio de acompañar sus últimos instantes de vida, y jamás olvidare hasta que punto su rostro estaba bello, con la expresión de quien ha cumplido totalmente su misión, de una vida consagrada al Budo, y también a los demás, a millares de personas…

Homenaje a Kase Taiji O Sensei

Ya que en 2005 el relato de su funeral fue publicado en Internet (información que no descubrí hasta febrero de este año), me gustaría utilizar este blog-aniversario para rectificar un detalle que tiene su importancia.

El autor escribió, de manera calida y respetuosa, "que tuvo lugar un ritual tibetano en la ceremonia de incineración, en el Cementerio de Père Lachaise".

En realidad, lo que tuvo lugar en el día del adiós definitivo a Kase O Sensei, fue un trabajo de Kototama y de Kiai, marcado por una serie de varios "noritos" en lengua japonesa antigua, y acompañado de los sonidos producidos por una campana tibetana construida en Lassa".

Esa fue mi manera de decirle "gracias", desde el fondo de mis tripas y de mi alma, junto con, lo confieso hoy, un miedo indescriptible de no poder « asegurar », ya que éramos muchos los que estábamos en deuda con él, y ese homenaje salido directamente del "Takemusu" fue realizado ante una asamblea de personalidades, alumnos, amigos, cerca de la Sra. Kase Chieko, de sus hijas Yumiko y Sachiko, de su nieto Yûsuke, de sus hermanos los Sres. Kase Yasuaki et Taimé, del Maestro Shirai Hiroshi  …

Cerca de mí, sentados en una esquina de la cripta, estaban mi mujer, algunos de mis alumnos y nuestro "senpai" Jean-Pierre Lavorato… presencias indispensables que me ayudaron a dar lo mejor de mí mismo en el momento más cruel de una tal ceremonia… Gracias, Oss !

En mi estancia en Japón este ultimo mes de noviembre, recibí cálidos agradecimientos por parte de la Familia Kase, y tambien por parte de su amigo y hermano de armas, Kon Matsuo Sensei, maestro de Judo en la Universidad de Meiji, y de Karate-do, actualmente Consejero para la Japan Karatedô Association.

Pero quisiera dirigir unos pensamientos en particular a la Sra. Chieko Kase para transmitirle toda nuestra ternura, ya que nunca podremos olvidar a esa mujer fuera de lo común, ni lo que ella fue para Kase O Senseï …Sin ella, ni mis senpai, ni millares de alumnos, ni yo mismo hubiéramos podido recibir la herencia de un tal “tesoro de Enseñanzas” !

" Kase Chieko Sama, dômô arigatô gozaimashita !" 

Quisiera enviar también unas palabras de agradecimiento al Maestro Shirai Hiroshi , ya que nunca olvidaré lo que me dijo el día 5 de diciembre de 2005, en una ceremonia organizada para Taiji Kase O Sensei por el Sr. Francis Didier, Presidente de la Federación Francesa de Karate-do.

El apoyo del Maestro Shirai y el calido testimonio de sus alumnos italianos motivaron el trabajo de kiai y de Kyudo que ofrecí aquella mañana en homenaje a Kase O Sensei.

Finalmente, voy a terminar esta evocación dirigiendo un testimonio de agradecimiento a un profesor que vino a visitar el dojo "Fudô Shin" con motivo de su viaje a Cherburgo, y que me regalo fotos históricas del año 1970, época en la cual él se reunía, junto con el Maestro Tsuda, con el Maestro Kase, y me emocionó el constatar que ese “hermano de armas”, sentado silenciosamente en seiza sobre el frío mármol de la cripta durante la ceremonia de incineración, era el Profesor y Maestro Noro, fundador
del Kinomichi.


TsudaSensei_KaseSensei_31d_c
Los Maestros Tsuda & Kase -1970-Foto ofrecida al aurtor BG por Noro Sensei, Fundador en Francia de la 'Escuela "Kinomichi"


Maquette_5A


Toda utilización hecha sin el acuerdo del autor constituirá un acto de falsificación y por tanto será susceptible de persecuciones judiciales.